Clases Particulares Online

10 estrategias para reducir el estrés de ser estudiante

En este post descubrirás 10 estrategias para reducir el estrés de ser estudiante y así evitar generar daños mayores a causa del cansancio mental. ¡Síguenos!

Cuando eres estudiante, resulta casi imposible no estar sometidos a estrés. Pruebas, solemnes, trabajos, presentaciones, informes, clases y más clases, muchos deberes a diario, los cuales desarrollan un papel protagónico dentro de la vida estudiantil.

A pesar de ser una situación muy común, para nada es algo saludable (y que es mejor afrontar feliz y con actitud positiva). Por eso, es importante tomar control de la situación antes que se generen daños mayores y traigan consecuencias negativas.

10 estrategias para reducir el estrés

Son muchas las causas que pueden generar estrés académico: falta de planificación y organización, presión externa, poca motivación o demasiadas cosas que abruman al estudiante a niveles elevados.

Por tal motivo, te compartimos 10 estrategias para reducir el estrés en estudiantes para que tu desempeño académico y salud sean favorables.

1. Gestiona bien el tiempo

Uno de los problemas más frecuentes en los estudiantes es lograr una correcta gestión del tiempo. Encontrar un espacio para estudiar, hacer deportes o alguna actividad artística, divertirse y hasta descansar, puede llegar a ser más complicado de lo que parece.

En este sentido, es importante que pienses en tu productividad y comiences a gestionar mejor tus días. Te recordamos que todos tenemos los mismos 1440 minutos cada día y que depende de cada uno hacer lo que sea para lograr lo que desea.

Establece rutinas de estudio, de trabajo y descanso, donde puedas asignar un horario para cada una de ellas y así distribuyas efectivamente tu tiempo para cumplir con todas tus tareas.

Como consejo, te recomendamos usar aplicaciones en tu celular que te permitan llevar un control diario de tus actividades por hacer, distribuirlas y categorizarlas según sus prioridades.

Esta es una manera muy efectiva para sacarle el máximo a tus días sin fallar.

2. Necesitas un lugar adecuado para estudiar

El lugar que te rodea influye de manera importante al momento de estudiar. Necesitar estar rodeado de buenas energías, limpio y sobre todo en orden. Esto hará que te sientas a gusto y logres enfocarte de la mejor manera.

Si no puedes tener un lugar cómodo en tu hogar, intenta ir a un parque, un café o donde te sientas cómodo y puedas concentrarte en lo que necesitas. Lo que nos lleva al siguiente punto: las distracciones.

3. Evita las distracciones

Las distracciones están en todas partes y a cada segundo, sobre todo ahora con redes sociales como Instagram, Facebook o cualquier otra notificación de cualquier App como WhatsApp . Depende de ti lograr evadirlas en tu día a día. No solo bastará con encontrar el lugar más cómodo y tranquilo para estudiar, está en ti lograr tu máxima concentración en lo que haces.

Evita estudiar con tu celular al lado, la televisión encendida, sitios muy ruidosos o cualquier otro factor que pueda desviar tu atención de la actividad que estás realizando.

4. Siempre con una actitud positiva =)

Muchas personas se confunden cuando les dices que hay que tener una actitud positiva y piensan que todo es color de rosas en un mundo mágico lleno de unicornios de colores.

La realidad es que ser positivos está en buscar la solución y no enfocarse en el problema.

Intenta estar de buen humor, con una sonrisa y buena disposición para afrontar cada día. Recuerda que no solo te ayudará a combatir el estrés académico, es beneficioso para tu salud.

5. Armoniza tu ambiente con música

La música es un increíble compañero de vida. Todo con un poco de música es mejor. Por tal motivo, podríamos decirte que escuches música clásica, jazz o instrumental que ayude a tu concentración, pero no es el caso.

A muchas personas no les gusta la música clásica, por lo cual no les será de mucha ayuda. Lo que sí te podemos decir, es que escuches la música que más te guste o combine con tu estado de ánimo en ese momento. Al final, tú eres quien la va a escuchar, por ende debes elegir lo que deseas.

6. No olvides alimentarte saludablemente

La alimentación es parte fundamental dentro de la vida de un estudiante. Las rutinas de estudios requieren una gran demanda de energía para el organismo, por lo que reponerla requiere de una buena alimentación.

Sabemos que en muchas ocasiones, el tiempo y el dinero pueden jugar en tu contra para mantener una alimentación saludable. No obstante, evita las bebidas azucaradas, el exceso de cafeína y el alcohol, así como la comida chatarra. Además, no olvides beber mucha agua, ya que su consumo abundante ayuda a mejorar la concentración, tener un mejor humor y mantenerte saludable.

7. Practica un deporte

Combinar una buena alimentación con la práctica de un deporte hará que tu salud y rendimiento académico mejoren notablemente. Hacer ejercicio no solo contribuye con tu salud para estar bien físicamente, promueve la oxigenación cerebral, la circulación sanguínea, reduce el estrés y te ayuda a mantener un buen humor.

Todos estos son elementos indispensables para reducir el estrés académico. Por si fuera poco, el ejercicio físico incrementa la producción de norepinefrina (noradrenalina), un neurotransmisor que modera la respuesta del cerebro al estrés, produciendo endorfina o la serotonina, que ayudan a mejorar el estado de ánimo.

8. Socializa con otras personas

Siempre es agradable tener buena compañía, conversar con otras personas sobre tus metas, cómo te está yendo en las clases y en la vida general. Mantener una comunicación con otras personas ayuda a liberar el estrés y a mejorar el estado físico, anímico y mental de las personas.

9. Dedícate tiempo

No todo debe ser el trabajo y por supuesto los estudios. Como ser humano, necesitas dedicarte tiempo, consentirte y degustar de los placeres de la vida. Por eso, toma una porción del tiempo para ti, mira una serie, una película que te llame la atención, lee un libro, sal con tus amigos, ve a comer algo, sal a dar un paseo. En fin, piensa y actúa por y para ti también. ¡Te lo mereces!

10. Necesitas descansar

Por último pero no menos importante, debes descansar. De nada te servirá practicar todos los consejos que te mencionamos anteriormente si no te desconectas de todo. Dormir adecuadamente es indispensable para recuperar las energías y volver con más ganas e ímpetu.

Toma una siesta por las tardes si tienes la posibilidad. Sino, asegúrate de dormir al menos las ocho horas recomendadas por las noches. Necesitas dejar a un lado tus preocupaciones, pendientes y cualquier cosa que te aparte de un descanso tranquilo y sobre todo, muy merecido cada día.

De esta manera y aplicando de forma efectiva las 10 estrategias para reducir el estrés en estudiantes es probable que tu salud mental mejore y puedas concentrarte a la hora de estudiar para tus pruebas =)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *