Clases Particulares Online

10 actitudes positivas en el estudio

En este artículo descubrirás 10 actitudes positivas en el estudio que no pueden faltar y así estar preparado emocionalmente y predispuesto a la hora de estudiar para una prueba. ¿Nos acompañas?

Para algunas personas puede llegar a ser complicado aprender un tema de estudio o retener la información nueva. Una de las razones de que esto suceda es que no manejan las estrategias adecuadas y no poseen hábitos de estudio.

A la hora de aprender un nuevo tema o habilidad es necesario tener la disposición para hacerlo, así como una actitud positiva ante el aprendizaje. En este sentido, algunos estudiantes no se sienten motivados puesto que no logran empatizar con el tema y por lo tanto no muestran interés.

Por suerte, si te preguntas ¿cómo estudiar mejor y rápido? Te presentamos las mejores 10 actitudes positivas que intervienen en tu proceso de estudio, pero antes veamos su definición.

¿Qué es actitud positiva?

Diversas definiciones de la palabra actitud concuerdan en que esta se trata de una predisposición bien sea emocional, conductual y cognitiva ante determinado estimulo, que se relaciona con una vivencia anterior o simplemente con lo que hemos aprendido de otros.

Dicho de otra forma, las actitudes positivas tienen que ver con la manera en la que actuamos, pensamos y sentimos ante una situación. Ahora bien, este comportamiento nos habla de una predisposición favorable ante determinado ambiente de estudio.

Estas son las 10 actitudes positivas en el estudio para potenciar el aprendizaje:

Una actitud engloba aspectos de nuestra conducta, emociones y pensamientos. La misma se vuelve muy importante a la hora de estudiar o aprender una información nueva.

Puede intervenir en la motivación y las ganas que tenga un estudiante para aprender y memorizar un tema. De modo que para estudiar mejor y rápido es prudente gozar de ellas en un momento determinado. A continuación presentamos una lista:

1. Recompénsate por el esfuerzo

En la mayoría de las oportunidades tenemos una mala actitud ante el aprendizaje, porque lo vemos como una obligación y luego de pasar largas horas estudiando no tomamos tiempo para descansar o darnos una recompensa por el esfuerzo que realizamos. Por lo tanto, la próxima vez que estudies intenta lo siguiente:

  • Descansa al menos 10 minutos por cada hora de estudio.
  • Haz algo que te guste y te motive a continuar.
  • Al terminar recompensa tu esfuerzo.
  • Mantente enfocado en tus objetivos.

2. No estudies si tienes hambre o estás cansado

Tener hambre y estar sin energía hará que pierdas la concentración continuamente, te tome más tiempo terminar de estudiar y al final de la jornada te sentirás agotado y frustrado. Como recomendación come algo antes de estudiar y asegúrate de tener las energías al 100%. Acá te mostramos algunos trucos de concentración a la hora de estudiar que te pueden servir.

3. Piensa en positivo

Muchas de las personas fracasan a la hora de estudiar o tomar un examen porque se enfocan demasiado en el resultado del mismo y por lo tanto se cargan de presión innecesaria. No queremos decir que no nos importe el resultado, pero al final del día sólo dos cosas pueden pasar: Apruebas o desapruebas. ¿Y qué creen? ¡Desaprobar no es fin del mundo!

De modo que al estudiar piensa que mientras mejor te prepares tendrás mayores oportunidades de aprobar o aprender el tema y en caso contrario, lo habrás intentando y eso habrá valido la pena. De esta forma sentirás menos ansiedad y estarás más concentrado al estudiar.

4. Interésate por el estudio

Es muy complicado aprender algo que ni siquiera te interesa o te gusta. Lo ideal es aprender sobre aquello que te gusta y de este modo sentirás que el esfuerzo es mucho menor. Puedes emplear métodos más interactivos que te hagan interesarte en ese tema, como relacionarlo con algo que te guste.

5. Deja de quejarte y comienza a estudiar

Si tienes un gran material por aprender y muy poco tiempo, no vale la pena desperdiciarlo lamentándonos por eso. Mejor planifícate y mentaliza que puedes hacerlo, plantéalo como un reto el cual tendrá una gran recompensa al finalizar. Evita pensar cosas como “Voy a suspender” y “No he estudiado nada” y confía en tus habilidades.

6. No te distraigas de tus objetivos

Continuamente solemos perder horas enteras viendo las redes sociales o pensando en cosas que no aportan demasiado. Para estudiar verdaderamente es necesario estar concentrados y si intentamos aprender algo nuevo en un lugar lleno de estímulos que nos roben la atención el proceso será más difícil. Por lo tanto debes eliminar las distracciones y enfocarte en tus objetivos. Además, mientras más rápido termines más tiempo tendrás para descansar luego.

7. Alterna los lugares de estudio

Si continuamente estudias en un solo lugar puedes llegar a aburrirte y perder el interés. Una forma de mantener una actitud positiva en el estudio es buscando nuevos lugares para estudiar, de este modo te sentirás más cómodo y tendrás mayor retención del aprendizaje.

8. Ejercítate antes de estudiar

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Illinois, hacer ejercicio al menos 20 minutos antes de estudiar o tomar un examen puede ayudarte a tener mejores resultados. Otros estudios revelan que mejora eficazmente el funcionamiento cognitivo.

El ejercicio además de hace que te relajes puede ayudarte a quemar endorfinas y al estudiar estarás más concentrado y sentirás menos presión.

9. Usa técnicas de estudio

No todo siempre tiene que ser aburrido, usando técnicas de estudio cool para aprender incluso más rápido que sólo mirando el libro y repitiendo lo mismo durante todo el día. A la hora de estudiar escucha tu música preferida, planifica el material con antelación, usa mapas mentales o asocia el contenido con cosas que te gusten y sean difíciles de olvidar, así sentirás que no estas estudiando sino que haces algo que verdaderamente te gusta.

10. Descansa

Estudiar una noche antes no hará que aprendas el contenido, solo te desgastará. Si no tienes energía no podrás concentrarte y las horas de que usaste no tendrán sentido. Mejor descansa y duerme bien, tu cuerpo te lo agradecerá.

Como ven, es más simple y divertido aprender cuando tienes actitudes positivas. Por lo que estar motivado y organizarte mejor puede ayudarte a aprender mucho más rápido.

¡Tu puedes, nosotros te apoyamos!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *